Un Pacto Roto

Oseas 6:6-7

En el mensaje “Un Pacto de Adoración” se nos animó a hacer el pacto de amar al Señor y adorarle con todo nuestro corazón. Este pacto debe ser visto como un acuerdo de obligación que dirige todas nuestras acciones. Dios da muchos ejemplos de pactos en Su Palabra, y en ninguna parte permite un pacto con medio compromiso.

Cuando Dios sacó a los Israelitas de Egipto, El hizo un pacto con ellos en el Monte Sinaí. El prometió bendiciones especiales si ellos se apartaban y le adoraban a El con todo su corazón. Pero la gente falló en honrar este compromiso – ellos adoraron otros dioses e ignoraron Sus Mandamientos.

Después de varios cientos de años de desobediencia intencional, Dios envió al profeta Oseas a recordarles el compromiso que un día hicieron y a revelar su infidelidad.

Oseas 6:6-7
“Porque misericordia quiero, y no sacrificio, y conocimiento de Dios más que holocaustos. Mas ellos, cual Adán, traspasaron el pacto; allí prevaricaron contra mí.”

Oseas pudo entregar el mensaje con gran pasión porque comprendía el dolor de la infidelidad. Dios lo había llamado a El a casarse con una mujer que, aún cuando ella hizo un pacto de matrimonio, lo dejó para vivir en adulterio con otro hombre. El pudo literalmente llorar a sus hermanos Israelitas del dolor que le estaban causando a Dios con su prostitución Espiritual; el comprendía completamente lo que se siente cuando la persona que amas te da la espalda para amar a otro.

El pacto que hicimos con nuestro Padre Celestial no debe ser tomado a la ligera. El nos ama profundamente y nos dió a Su Hijo como sacrificio por nuestros pecados; y a aquellos que creen, El les ha dado Su Espíritu, “Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención” (Efesios 4:30). El está comprometido con este pacto; y, aún cuando El nos perdona cuando fallamos, El espera y desea nuestro compromiso.

Cuando damos la espalda al pecado y creemos en Jesús como nuestro Señor y Salvador, El promete perdonarnos – nosotros prometemos confiar y seguirle a donde nos guíe. El nos promete un corazón limpio, nosotros prometemos que nuestro corazón será siempre Suyo. El promete una eternidad en Su presencia, nosotros prometemos adorarlo con cada aliento!

¿Hemos realmente entrado en una relación de pacto con el Dios Viviente? ¿Y si es así, estamos siendo fieles al pacto? ¿Estamos buscando Su dirección, o estamos siguiendo nuestro propio camino y nuestros propios deseos? Debemos comprometernos a amar, honrar, apreciar…y seguir, hasta que el fín de esta vida nos lleve completamente a Su Presencia. Mantengámonos fieles y verdaderos a nuestras promesas. Renovemos nuestro compromiso de obediencia y adoración, y rechacemos llegar al final de este viaje con un pacto roto.

Tenga un Dia Centrado en Cristo!

Steve Troxel
Ministerios La Palabra Diaria de Dios

Leave a Reply