Con Buena Intención

Génesis 50:19-20

La vida de José estaba llena de situaciones difíciles, una atrás otra. Cuando era un adolecente, sus hermanos desarrollaron un intenso odio hacia él. Su odio los llevó a un intento de quitarle la vida – pero en lugar de matarlo lo vendieron como esclavo (Génesis 37). Y como esclavo, José fue falsamente acusado de violación y puesto en prisión (Génesis 39).

Nunca fue realmente explicado como José aprendió a confiar en Dios – pero lo hizo! El pudo haberse desanimado cuando fue vendido como esclavo, pero de alguna manera José se ajusto a sus circunstancias y prosperó; “Jehová estaba con José, y fue varón próspero” (Génesis 39:2). Cuando fue tentado con un pecado sexual por la esposa de Potifar, el se mantuvo puro porque el no quería “pecar contra Dios” (Génesis 39:9). Pero por acusaciones falsas fue enviado a prisión.

Aún después de varios años en prisión, José continuó poniendo toda su confianza en Dios. Cuando se le pidió interpretar los sueños del Faraón, José arriesgó su libertad y le dió toda la honra y gloria a Dios en lugar de tomar el crédito para sí mismo; “Respondió José a Faraón, diciendo: No está en mí; Dios será el que dé respuesta propicia a Faraón” (Génesis 41:6).

José fue reconocido con mucho más que su libertad; el fue puesto a cargo de la tierra entera de Egipto durante la gran hambruna. El fue también reunido con su familia y tuvo la oportunidad de librarlos de una segura muerte de hambre. Varios años más tarde, después de la muerte de su padre, sus hermanos vinieron y temerosamente le pidieron perdón por los pecados anteriores. José tenía el poder y podía haber tomado venganza; pero el continuó demostrando su comprensión de como Dios cuida a sus hijos.

Génesis 50:19-20
“Y les respondió José: No temáis; ¿acaso estoy yo en lugar de Dios? Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida a mucho pueblo.”

Cuando José fue vendido como esclavo, no tenía idea del plan maravilloso de Dios. El pasaría muchos años en prisión antes de recibir siquiera una pista del propósito de Dios. Pero Dios esta SIEMPRE trabajando en las vidas de aquellos que le aman. La vida de José debe animarnos a acercarnos a Dios en tiempos de penuria – a continuar honrándolo y confiando en El en todo lo que hacemos…sin importar las circunstancias!

Todos pasamos por “cárceles” cuando nuestra vida parece tomar caminos no planeados y aparentemente “injustos”. Todos en ocasiones nos sentimos abandonados y solos: “¿Nos ha olvidado Dios? ¿No le importamos más?” Quizá no comprendamos porque las cosas pasan de la manera que pasan; pero si vamos a continuar amándole con todo nuestro corazón y confiar en El en y a través de todas nuestras pruebas, podemos tener la certeza (y un día lo veremos) que Dios está en control y nuestra situación es verdaderamente con buena intención.

Tenga un Dia Centrado en Cristo!

Steve Troxel
Ministerios La Palabra Diaria de Dios

Leave a Reply