Preciosos Ante Sus Ojos

Gálatas 5:14

En el mensaje “Nunca Olvidemos” vimos que la Salvación, el regalo de Dios que recibimos a través de la fe en Jesús es nuestra más grande bendición – una bendición que no debemos olvidar nunca cuando tendemos a desanimarnos. En el principio, “creó Dios al hombre a su imagen” (Génesis 1:27). Luego, cuando el pecado entró al mundo el hombre fue separado de Dios, “ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16).

Esta es la más grande historia de amor; “que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:8). El murió por ti y por mi y también por todos esos pecadores dispersos alrededor de nosotros. Jesucristo, “quien, siendo por naturaleza Dios” (Filipenses 2:6), nació en un establo sucio rodeado de animales; “se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo” (Filipenses 2:7). El vivió su vida con el único propósito de morir para que TODO aquel que creyera pudiera ser eternamente restaurado hacia el Padre; “por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida” (Romanos 5:18).

¡Dios nos ama mucho! Y El no ama solamente aquellos que le aman a El o aquellos que le sirven fielmente – El ama a TODOS. Somos preciosos! Si, El odia el pecado y un día juzgará con condenación eterna a todos los que no creyeron; pero Su amor – Su oferta de Salvación – se extiende a todos…aún a nuestros ruidosos vecinos y difíciles compañeros de trabajo, a nuestros repugnantes miembros familiares y a los irrespetuosos niños que visten con ropa “extraña”.

El amor de Dios forma tanto de Su ser, y de quien nosotros debemos ser, que Jesús nos manda con Su ejemplo: “Que os améis unos a otros; como yo os he amado” (Juan 13:34). Debemos amar como Jesús amó; y como si este fuera un concepto muy difícil para nuestra limitada mente, se nos encomendó amar en los términos que todos podemos comprender.

Gálatas 5:14
“Porque toda la ley en esta sola palabra se cumple: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.”

Dios quiere que amemos a otros primordialmente porque El los ama y desea que Su amor sea expresado a través de nosotros! El claramente demostró este amor, pero El también nos dió una capacidad natural para amar. Cuando estamos hambrientos nos alimentamos; cuando estamos desanimados, oramos para que Dios nos levante. Este es el amor – el mismo amor que Dios desea que mostremos a TODOS.

Evaluemos nuestros pensamientos, palabras, y acciones en términos de su efecto sobre los demás. ¿Estamos animando o agregando barreras? ¿Estamos construyendo o destruyendo? ¿Estamos acercando a otros a Jesús o alejandolos? ¿Estamos amando a otros como a nosotros mismos? Seamos Sus manos, pies y voz de amor para el mundo que esta a nuestro alrededor. Comencemos a ver a los demás como si los viéramos a través de Sus ojos y recordemos…TODOS somos preciosos ante Sus ojos.

Tenga un Dia Centrado en Cristo!

Steve Troxel
Ministerios La Palabra Diaria de Dios

Leave a Reply