Mantenernos Firmes en La Roca

1 Corintios 15:58

Stand_Firm_On_The_Rock

En el mensaje “Parados en Tierra Firme” comparamos la Salvación a través de la fe en Jesús a las palabras de adoración escritas por David: “Me sacó de la fosa de la muerte, del lodo y del pantano; puso mis pies sobre una roca, y me plantó en terreno firme” (Salmo 40:2). Vimos como Dios nos da esperanza eterna levantándonos, lavándonos, y estableciendo nuestros pies sobre un nuevo y sólido camino. ¿Pero que debemos hacer ahora que nuestros pies han sido establecidos?

Cuando estamos en el pozo de lodo cenagoso somos más vulnerables al ataque. Es difícil moverse y con facilidad perdemos el balance. Tendemos a vivir en temor, no sabiendo en quien confiar o en que dirección ir. Pero mientras Cristo nos levanta nos convertimos en una “nueva creación” (2 Corintios 5:17). La vida en tierra firme no debería ser lo mismo que la vida en el pozo! Y vale la pena repetirlo – La vida NO DEBERIA ser igual!

Mientras el Espíritu de Dios nos transforma, El también provee todo lo que necesitamos para completar la obra de Dios y vivir una vida victoriosa; “Su divino poder…nos ha concedido todas las cosas que necesitamos para vivir como Dios manda” (2 Pedro 1:3). Sabiendo que nuestro Padre Celestial nos ha hecho nuevos y nos ha regalado TODO lo que necesitamos, ahora debemos estar decididos a mantenernos firmes.

1 Corintios 15:58
“Por lo tanto, mis queridos hermanos, manténganse firmes e inconmovibles, progresando siempre en la obra del Señor, conscientes de que su trabajo en el Señor no es en vano.”

Debemos hacer todo esfuerzo para mantenernos firmes; y aún, debemos darnos cuenta que no podemos mantenernos en nuestras propias fuerzas. La tierra es sólida pero sólo gracias a Cristo. El ES la roca sobre la cual hemos sido establecidos – la Roca de nuestra Salvación. Cuando nos sentimos sin valor o incapaces de seguir – cuando sentimos que no podemos soportar – seguramente estamos viendo a nuestras propias fuerza y no las de Dios: “Dios es el que nos mantiene firmes en Cristo, tanto a nosotros como a ustedes” (2 Corintios 1:21). Solo El nos da la fuerza.

Hemos confiado en El para que nos saque del pozo. Ahora que somos Sus Hijos, debemos continuar confiando en El para fortaleza y para ser la Roca estable de nuestra vida. “Porque si, cuando éramos enemigos de Dios, fuimos reconciliados con él mediante la muerte de su Hijo, ¡con cuánta más razón, habiendo sido reconciliados, seremos salvados por su vida!” (Romanos 5:10).

La Roca sólida no es lugar para temblar, no es lugar para temer. El se mantendrá sólido para toda la eternidad, y, mientras estamos en El, El hará a través de nosotros lo que nosotros no somos capaces de hacer en nuestras propias fuerzas. El es nuestra nueva vida; nuestra fuerza; nuestra identidad, y todo nuestro valor. El nos consola cuando lloramos y El es nuestra luz guiandonos cuando hemos perdido el camino. Demos honor a nuestro Padre Celestial mientras continuamos firmes. Demosle gloria mientras seguimos decididos a mantenernos firmes en la Roca!

Tenga un Dia Centrado en Cristo!

Steve Troxel
Ministerios La Palabra Diaria de Dios

Leave a Reply