El Gozo de La Restauración

Romanos 5:8-10

The_Joy_of_Restoration

En el mensaje “EL Dolor de la Separación” vimos la relación original entre el hombre y Dios. Esta es la perfecta relación por la cual fuimos creados – una relación donde nosotros entendemos que nuestra forma, sustento, bendiciones, y dirección viene de Dios y caminamos en Su íntima comunión cada momento de cada día. Vimos también el dolor que Dios debió sentir cuando Su amada creación decidió alejarse a través de la desobediencia – el pecado de la incredulidad.

Pero alabado sea El Señor que El nos ama tanto que inmediatamente comenzó a enseñarnos como regresar a Su presencia. Desde el fiel sacrificio de Abel hasta la protección de Noé y su familia; desde el llamado de Abraham hasta la Ley que fue dada a través de Moisés; desde el mensaje de arrepentimiento a través de los profetas hasta “la voz del que grita en el desierto: Enderecen el camino del Señor” (Juan 1:23);y finalmente, desde las enseñanzas y sacrificio de Jesús hasta la exhortación de los apóstoles; todo apunta a Dios llamando a Sus hijos a que regresen a la comunión íntima para la cual fuimos creados.

EL primer pecado acarreó un castigo que todavía permanece; “Por medio de un solo hombre el pecado entró en el mundo, y por medio del pecado entró la muerte; fue así como la muerte pasó a toda la humanidad, porque todos pecaron”(Romanos 5:12). Todos hemos nacido con un corazón incredulo que necesita ser limpiado; “pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios” (Romanos 3:23). La tragedia del primer pecado no es que Adán y Eva fueron separados de Dios; más bien, que todos hemos nacidos en una condición de separación espiritual. ¡Pero Dios nos quiere de regreso, ahora!

Romanos 5:8-10
“Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros. Y ahora que hemos sido justificados por su sangre, ¡con cuánta más razón, por medio de él, seremos salvados del castigo de Dios! Porque si, cuando éramos enemigos de Dios, fuimos reconciliados con él mediante la muerte de su Hijo, ¡con cuánta más razón, habiendo sido reconciliados, seremos salvados por su vida!”

Todas las escrituras están escritas con el propósito de restaurar una relación destruida por el pecado; “Todo esto proviene de Dios, quien por medio de Cristo nos reconcilió consigo mismo y nos dio el ministerio de la reconciliación” (2 Corintios 5:18). El mensaje es claro; regresen a Dios! Crean que El envió a Su Hijo Jesús para morir como un sacrificio por el perdón de pecado y comiencen a caminar en una íntima relación de obediencia que esta en acuerdo con tal creencia. Dios envió a Su Hijo para morir para que pudiéramos ser restaurado. Este es el corazón de un Padre amoroso, llamar a Sus hijos a casa.

El enemigo intentará engañarnos y hacernos creer que esta relación ya no es posible, pero es una mentira!! Jesús vino a restaurar lo que destruyó el enemigo, y Su restauración se hace completa por la gracia a través de la fe. El dolor de la separación no tiene que continuar. Empecemos ahora a confiar en El con todo nuestro corazón y verdaderamente experimentemos el gozo de la restauración.

Tenga un Dia Centrado en Cristo!

Steve Troxel
Ministerios La Palabra Diaria de Dios

Leave a Reply