Cuidadoso Pensamiento a Nuestros Caminos

Proverbios 14:8

Careful_Thought_To_Our_Ways

Los expositores motivadores de nuestros días quieren que establezcamos grandes metas para nuestra vida: ¿”Donde queremos estar en dos, cinco, o diez años? ¿Que tipo de vida queremos al retirarnos?” Se nos anima a establecer metas un poquito mas allá de nuestro alcance, y después nos instruyen sobre como crear un plan para cumplir estas metas. La implicación es que un esfuerzo más concentrado que produce resultados superiores y en última instancia nos lleva a un mayor “éxito.”

Pero antes que podamos responder a donde queremos estar en los próximos años, debemos preguntarnos primero una pregunta de más largo alcance: “¿Donde estaré en cien años”? Ninguna otra meta vale la pena hasta que tengamos una solida respuesta a esta tan básica (pero importante para todos) pregunta. ¿Que diferencia hace a que colegio fuimos, que trabajo hicimos, o la apariencia de nuestra casa, si fallamos en el propósito de determinar a donde vamos a pasar la eternidad!?

Proverbios 14:8
“La ciencia del prudente está en entender su camino; Mas la indiscreción de los necios es engaño.”

Debemos ser sabios con los días que se nos han dado y no mas ser engañados por los valores del sistema del mundo. No hay nada malo con metas y planes, pero, con mucha frecuencia, estas nos llevan a un estilo de vida auto-determinado que está lejos del verdadero Director de TODOS los planes; “El corazón del hombre piensa su camino; Mas Jehová endereza sus pasos” (Proverbios 16:9). Nuestros planes deben estar en directa correspondencia con la guía de Dios; y una vez en su lugar, nuestros planes se deben mantener en completa sumisión a Su voluntad; “Conozco, oh Jehová, que el hombre no es señor de su camino, ni del hombre que camina es el ordenar sus pasos” (Jeremías 10:23). Cuando nuestra meta es estar en medio de la voluntad de Dios, los detalles especificos de donde estaremos y que estaremos haciendo realmente no pertenece a nosotros.

Cada momento de nuestra vida es un precioso regalo de Dios. Aún cuando el promedio de vida continua creciendo, nuestro tiempo es extremadamente corto. Una vida promedio dura aproximadamente 45,000,000 de minutos (mucho menos en muchos países). Esto puede parecer mucho, pero para este total, el día de mañana 1440 minutos se habrán ido para siempre; “Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece” (Santiago 4:14).

No debemos desperdiciar nuestro limitado tiempo persiguiendo cosas que se desvanecen; “Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo” (Efesios 5:15-16). Debemos evaluar todas nuestras decisiones y metas basadas en el deseo primordial de glorificar a Dios en todo lo que hacemos, de regocijarnos en Sus muchas bendiciones, y de añorar el tiempo en que podamos adorarle en Su trono por toda la eternidad. Cualquier otro grupo de valores debe ser nada en comparación con esto.

Cada día recibimos un bloque de tiempo y la libertad de usarlo como queramos. Esta es una maravillosa oportunidad, pero el reloj continua su marcha! Demosle honor a nuestro Padre Celestial con nuestras metas y planes y demos cuidadoso pensamiento a nuestros caminos.

Tenga un Dia Centrado en Cristo!

Steve Troxel
Ministerios La Palabra Diaria de Dios

DonateNow

Leave a Reply