Guardemos El Buen Depósito

2 Timoteo 1:13-14

Guard_The_Good_Deposit

En el mensaje “Pacto de Adoración” y “Un Pacto Roto” fuimos animados para hacer un pacto – el cual determinamos no romper – para adorar a Dios con todo nuestro corazón por el resto de nuestros días. Yo oro para que aceptemos este reto y hagamos la decisión de comprometer nuestras vidas a El sin reservas.

Cuando Dios nos lleva a este punto de mayor compromiso y entrega, tenemos una maravillosa razón para regocijarnos; pero también tenemos la obligación de proteger y fomentar lo que El ha plantado en nuestro corazón. El nos ha llamado a acercarnos y pasar más tiempo en Su presencia – a unirnos a El en una reunión más íntima y amorosa – pero el enemigo trabaja duro tratando de destruir el cambio que ha comenzado.

2 Timoteo 1:13-14
“Retén la forma de las sanas palabras que de mí oíste, en la fe y amor que es en Cristo Jesús. Guarda el buen depósito por el Espíritu Santo que mora en nosotros.”

De vez en cuando en nuestro caminar Cristiano, hay un tiempo de especial cercanía con Dios. Esta cercanía puede llegar como resultado del nuevo entendimiento de Su Palabra donde vemos su carácter como nunca antes. Esto puede venir en un tiempo de oración a solas o en adoración con otros creyentes a través de un predicador poderoso o escritos inspiradores. Cada vez que esto ocurre, Dios está depositando un poco de confianza en nuestra vida y dice: Yo soy el camino, acercate y sigueme más.

Cuando Dios nos llama de esta manera, lo sabemos. Sabemos Su verdad! Sabemos que El está iluminando el único verdadero camino, y nosotros honestamente deseamos seguirlo. Pero luego estamos de regreso en el trabajo con plazos que cumplir, gente que ver, o niños que alimentar. Pronto, las ocupaciones de nuestro quehacer diario “normal” ha consumido nuestros pensamientos y los depósitos de Dios comienzan a desvanecerse – esto no debería ser!

Debemos establecer disciplinas que nos permitan escuchar el mensaje de Dios y después nos ayuden a mantener Su mensaje a la vanguardia de nuestros pensamientos a lo largo del día. Estas disciplinas variarán para diferentes personas. Algunos quizá necesiten levantarse más temprano para tener un tiempo en silencio; otros quizá necesiten cambiar sus hábitos o condiciones del ambiente de trabajo. Pero todos, sin importar nuestro vertiginoso ritmo, necesitamos simplemente hablar más con Dios y adorarle más a Sus pies. Esta debe ser nuestra más alta prioridad.

No podemos permitir que sus regalos sean destruídos u olvidados. Nunca debemos permitir que las frustraciones del pasado, las atracciones del presente, o los deseos del futuro nos roben los regalos que nos han sido confiados ahora. Hagamos los cambios necesarios y valientemente acerquémonos sin vacilación. Adoremosle por Sus regalos, y “con la ayuda del Espíritu Santo que vive en nosotros” guardemos el buen depósito.

Tenga un Dia Centrado en Cristo!

Steve Troxel
Ministerios La Palabra Diaria de Dios

DonateNow

Leave a Reply