Pacto de Adoración

2 Crónicas 15:12,15

Covenant_of_Worship

En el mensaje “Un Dios Desconocido” fuimos animados a vivir una vida de sincero amor y fiel servicio mientras alabamos a un Dios que verdaderamente conocemos y adoramos. Pero este tipo de consistencia en la vida, en donde nuestras actividades diarias son congruentes con lo que profesamos que creemos, no viene fácil y no se siente natural al inicio; requiere un firme compromiso y determinación perseverante.

El Rey Asa fue el bisnieto de Salomón y dirigió al reino sur de Judá alrededor de 900 años antes de Cristo. El comenzó su reino con diez años de paz porque “hizo Asa lo bueno y lo recto ante los ojos de Jehová su Dios” (2 Crónicas 14:2). Asa tomó la acción definitiva de remover los ídolos y lugares de falsa adoración del país “y mandó a Judá que buscase a Jehová el Dios de sus padres, y pusiese por obra la ley y sus mandamientos” (2 Crónicas 14:4).

Cuando Judá fue invadida por una armada extranjera, Asa se dió cuenta que era superado numéricamente con poca esperanza de victoria. Mientras iba a la batalla, su fe era fortalecida mientras clamaba a Dios: “Y clamó Asa a Jehová su Dios, y dijo: !Oh Jehová, para ti no hay diferencia alguna en dar ayuda al poderoso o al que no tiene fuerzas! Ayúdanos, oh Jehová Dios nuestro, porque en ti nos apoyamos, y en tu nombre venimos contra este ejército. Oh Jehová, tú eres nuestro Dios; no prevalezca contra ti el hombre” (2 Crónicas 14:11).

Después que Dios les dió la victoria en el campo de batalla, la gente se reunía en Jerusalén para solidificar su compromiso de seguir a Dios.

2 Crónicas 15:12,15
“Luego hicieron un pacto, mediante el cual se comprometieron a buscar de todo corazón y con toda el alma al Señor, Dios de sus antepasados. Todos los de Judá se alegraron de haber hecho este juramento, porque lo habían hecho de todo corazón y habían buscado al Señor con voluntad sincera, y él se había dejado hallar de ellos.”

Todo verdadero hijo de Dios tiene un profundo deseo por una vida mas comprometida. Cuando hemos contestado al llamado de Dios y comenzamos nuestro viaje con El, no estaremos en paz hasta que Su adoración llene cada área de nuestra vida. Pero esto requiere que establezcamos prioridades las cuales nos permiten pasar tiempo realmente conociendo a Dios.

Nuestro Padre Celestial desea que estemos en Su presencia: El se regocija cuando es encontrado por aquellos que le buscan en una vida comprometida de adoración. El aún promete ayudar a aquellos que comienzan en el camino del compromiso; “Porque los ojos de Jehová contemplan toda la tierra, para mostrar su poder a favor de los que tienen corazón perfecto para con él” (2 Crónicas 16:9).

Nuestro tiempo aquí es muy, muy corto. No desperdiciemos otro día vagando por la vida – permitiendo que las preocupaciones de este mundo estropeen nuestra relación con Dios. Vivamos con propósito y comprometámonos a buscarle con todo nuestro corazón y alma. Decidámonos ahora a entrar en un eterno pacto de adoración.

Tenga un Dia Centrado en Cristo!

Steve Troxel
Ministerios La Palabra Diaria de Dios

DonateNow

Leave a Reply