Exaltemos a El

Juan 12:32

Lift_Him_Up

En el mensaje “Mantenernos Firmes en la Roca” vimos como Cristo es la Roca sólida sobre la cual hemos sido puestos. Solamente El es nuestra fuente estable de dirección y fuerza. Tendremos que regresar a esta verdad una vez y otra vez mientras continuamos contestando el llamado a seguirle.

Cuando Jesús llamó a Pedro y Andrés, “Vengan, síganme” (Mateo 4:19), les estaba llamando a ser Sus discípulos (La palabra discípulo significa seguidor). Pero Jesús tiene requisitos fuertes para Sus discípulos; “El que no carga su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo” (Lucas 14:27).

El llamado a ser discípulo no es simplemente un llamado a vivir una vida buena y moral; es un llamado a crucificar (dar muerte) cada cosa de nosotros mismos que obstaculiza nuestra relación con Dios. Tenemos que aferrarnos flojamente a todo, menos de Dios; “Así pues, cualquiera de vosotros que no renuncie a todas sus posesiones, no puede ser mi discípulo” (Lucas 14:33).

La vida de un discípulo tiene que mostrar claramente un compromiso con Cristo, y producir fruto para Su reino; “Mi Padre es glorificado cuando ustedes dan mucho fruto y muestran así que son mis discípulos” (Juan 15:8). Un discípulo debe fluir con amor puro; “De este modo todos sabrán que son mis discípulos, si se aman los unos a los otros” (Juan 13:55). Un discípulo necesita mantener un compromiso con las enseñanzas de Jesús; “Si se mantienen fieles a mis enseñanzas, serán realmente mis discípulos” (Juan 8:31).

El discipulado parece ser un llamado MUY difícil! Es difícil ser discípulo y aún mas difícil “hacer discípulos de todas las naciones” (Mateo 28:19). De hecho, si nos enfocamos solamente en esta lista de “requisitos,” nuestra tarea se vuelve imposible. Somos llamados a glorificar a Dios mientras que nos acercamos a Jesús y le amamos a El con todo nuestro corazón. Pero en nuestras propias fuerzas, no tenemos la habilidad de acercarnos – ni la habilidad de ser Su discípulo.

Juan 12:32
“Pero yo, cuando sea levantado de la tierra, atraeré a todos a mí mismo.”

Cuando Jesús fue “levantado” en la cruz y murió por nuestros pecados, El proveyó el camino para regresar al Padre – proveyó una manera de ser Su discípulo. Nos atrajo a El mismo para que pudiéramos ser perdonados y pararnos en la presencia de Dios. De la misma manera, la única forma de acercarnos y seguirlo hoy en día es exaltarle a El y ubicarle en Su trono sobre nuestra vida y darle nuestra alabanza pura y adoración completa.

Si fallamos en exaltar a El, nuestros esfuerzos para llevar nuestra cruz se vuelven nada más que una lista de reglas restrictivas; no tendremos habilidad de producir fruto, y nuestro amor para otros será egoísta y artificial. “Hagamos discípulos” siendo primero Sus fervorosos discípulos. Y seamos Sus discípulos asegurándonos que en TODO lo que hacemos, le amemos y continuamente le exaltemos a El.

Tenga un Dia Centrado en Cristo!

Steve Troxel
Ministerios La Palabra Diaria de Dios

Leave a Reply