Actitud de Aliento

1 Tesalonicense 2:11-12

Attitude_of_Encouragement

TODOS necesitamos ser animados. No importa que tan confiado y seguro alguien pueda parecer, todos necesitamos ser reafirmados, animados y confortados. Todos somos llamados a ministrar a otros, cada día, con estímulos; “Más bien, mientras dure ese ‘hoy,’ anímense unos a otros cada día, para que ninguno de ustedes se endurezca por el engaño del pecado” (Hebreos 3:13).

Para dar verdadero aliento se requiere que nosotros estemos orientados a los demás: “Consideren a los demás como superiores a ustedes mismos. Cada uno debe velar no sólo por sus propios intereses sino también por los intereses de los demás” (Filipenses 2:3-4). Nunca seremos efectivos dando aliento a otros hasta que comencemos a ver hacia afuera de nuestras propias necesidades e intencionalmente examinemos las necesidades de los demás. Y nuestro estímulo por otros siempre será dificultado si nos sentimos amenazados por su crecimiento y sanidad.

1 Tesalonicense 2:11-12
“Saben también que a cada uno de ustedes lo hemos tratado como trata un padre a sus propios hijos. Los hemos animado, consolado y exhortado a llevar una vida digna de Dios, que los llama a su reino y a su gloria.”

Yo estaba emocionado cuando cada uno de mis hijos aprendió a darse vuelta, y los animaba cuando comenzaban a andar a gatas. Cuando comenzaron a caminar yo aplaudía y sonreía con orgullo como si mis hijos fueran los primeros en el mundo en moverse en dos pies. Cada pequeño logro era estimulado y mi hombría nunca fue amenazada por sus progresos. No estaba preocupado por perder mi posición dentro de la familia y no deseaba ser el único ser caminante en mi casa; y cada vez que mis hijos se cayeron, los levanté y animé con la plena convicción de su futuro éxito.

Nuestro viaje con el Señor comienza mucho antes del día de nuestra Salvación, mientras nos llama y nos conduce hacia la cruz – nunca le hubiéramos seguido si EL no nos hubiera llamado primero y ablandado nuestro corazón. Esta parte del viaje (la parte que pone nuestra vida en Sus brazos seguros de salvación) puede durar MUCHOS años y requerir aliento de muchas diferentes personas. Pero mientras ponemos nuestra fe en Jesús para el perdón de nuestros pecados (con todos nuestros valles y montañas), nuestro viaje es definitivamente mucho más fácil y gozoso si nos unimos a otros y caminamos juntos.

Animémonos unos a otros con cada maravilloso paso hacia la gloria Celestial. Estemos orgullosos y emocionados por los logros de los demás no importando si son grandes o pequeños. Y rechacemos el sentirnos amenazados cuando presenciamos la madurez y crecimiento de otros – nosotros estamos absolutamente seguros en el amor de Dios (y realmente no queremos ser el único que camina en Su Familia!). Volvamos nuestro corazón hacia afuera y comencemos a ministrar con una compasiva, amorosa, y segura actitud de aliento.

Tenga un Dia Centrado en Cristo!

Steve Troxel
Ministerios La Palabra Diaria de Dios

DonateNow

Leave a Reply