Este es El Camino, Siguelo

Isaías 30:21

This_is_The_Way_Walk_in_It

El deseo de Dios es que sigamos el camino que El ha puesto frente a nosotros. Este camino comienza con el regalo de la vida eterna a través de la fe en Jesús; “Porque la voluntad de mi Padre es que todo el que reconozca al Hijo y crea en él, tenga vida eterna, y yo lo resucitaré en el día final” (Juan 6:40). El camino continua con vivir una vida de santidad; “Más bien, sean ustedes santos en todo lo que hagan, como también es santo quien los llamó” (1 Pedro 1:15).

Caminamos mayor distancia en Su camino mientras aprendemos a contentarnos “en todas y cada una de las circunstancias” (Filipenses 4:12), mientras nos llenamos con gozo, oración y agradecimiento (1 Tesalonicenses 5:16-18), y cuando verdaderamente comenzamos a descansar en la paz que solo El provee; “La paz les dejo; mi paz les doy” (Juan 14:27). Es importante recordar que cada paso en el camino de Dios es para el propósito de ser “transformados según la imagen de su Hijo” (Romanos 8:29). Cada paso, sin importar que tan difícil, nos lleva mas cerca a la persona que El desea que seamos.

¿Hemos entrado a los caminos de Dios a través de la fe en Jesucristo? ¿Hemos continuado por el camino que Dios desea que sigamos? ¿Cuando somos confrontados con decisiones, es obvio que dirección debemos seguir?

Isaías 30:21
“Ya sea que te desvíes a la derecha o a la izquierda, tus oídos percibirán a tus espaldas una voz que te dirá: ‘Éste es el camino; síguelo.'”

Cuando confiamos en Jesús para él perdón de nuestros pecados, somos adoptados en la Familia de Dios y comenzamos un viaje que durará por el resto de nuestros días. Al momento de la Salvación Dios nos da Su Espíritu para guiarnos a lo largo de Su camino; pero en muchas ocasiones cuando Su Espíritu llama, estamos muy ocupados para escuchar – o elegimos no responder.

Si hemos entrado al camino de Dios y ahora deseamos seguirle adonde El nos guía, TENEMOS que hacer el tiempo para detenernos un poco y escuchar; “En el arrepentimiento y la calma está su salvación, en la serenidad y la confianza está su fuerza” (Isaías 30:15). Nuestra eterna Salvación es una transformación que ocurre en un instante, pero el gozo terrenal de nuestra salvación se encuentra en nuestro arrepentimiento diario y la silenciosa guía de Dios – Su presencia es nuestro único lugar de verdadera paz.

La voz guiadora de Su Espíritu aún nos habla cada día, pero los ruidos con los que compite son frecuentemente tan grandes que permanecemos al margen de sus caminos y nos enredamos en la mala hierba – ¡y definitivamente no hay paz y contentamiento en la mala hierba! Salgamos de la mala hierba y continuemos en Sus caminos. Tomemos un tiempo aparte para escuchar Su guía – para escuchar en que dirección cruzar – a simplemente descansar en Sus brazos amorosos. Estemos determinados a seguir con valentía cuando escuchemos Su suave voz diciendonos, “Este es el camino, siguelo!”

Tenga un Dia Centrado en Cristo!

Steve Troxel
Ministerios La Palabra Diaria de Dios

DonateNow

Leave a Reply