Verdadero Amor de Cristo

Efesios 3:17-19

True_Love_of_Christ

En las últimas horas de Su ministerio terrenal, Jesús habló con Sus discípulos y les dio un mandamiento que se consideraba como nuevo: “Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros” (Juan 13:34).

¿Realmente debería haber sido nuevo este mandamiento? ¿No deberían haber sabido los discípulos que tenían que amar uno al otro? ¿O es posible pasar tres años con el Maestro y todavía no entender que el aprender tiene que convertirse en acción y que nosotros enseñamos primeramente a través de nuestro ejemplo de la verdad? Si deseamos enseñar el amor, primeramente tenemos que ser amorosos; para enseñar el concepto de la gracia, primeramente tenemos que ser graciosos, y para hacer “discípulos a todas las naciones” (Mateo 28:19), primeramente tenemos que ser un verdadero discípulo!

Mientras continuo estudiando y aprendiendo las maravillosas verdades de la Palabra de Dios – y mientras que intento con diligencia enseñar estas verdades a otros – Yo nunca quiero parar con sencillamente ser educado mejor: “Sed hacedores de la palabra y no tan solamente oidores” (Santiago 1:22). Seré el primero de admitir que fallo en muchas maneras, pero sinceramente peleo para hacer Su Palabra real y aplicarla en todas las áreas de mi vida.

Nuestro crecimiento Espiritual nunca debe ser medido por cuanto sabemos, sino por cuanto hemos sido transformados – por cuanto la Palabra ha penetrado a lo mas profundo de nuestro corazón. Todos hemos sido bendecido por el amor de Dios mucho mas alla de lo que merezcamos. Ahora tenemos que entender mejor este amor y después aprender como ser Su expresión de amor a los demás.

Efesios 3:17-19
“Para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor, seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento.”

La última expresión del amor fue que Dios dio Su Hijo a un mundo que no lo merece para que “todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna” (Juan 3:16). Este es un amor que nunca entenderemos completamente.

Pablo tenía un aprecio tan profundo por el amor contenido en el plan de Salvación de Dios a través del regalo de Su Hijo, que a menudo era abrumador; “Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo” (Efesios 3:14). Cuando comenzamos a comprender Su amor, todo lo que podemos hacer es decir Gracias!

Oremos por un mayor entendimiento de Su amor y dediquemos cada momento de nuestra vida a devolver Su amor a través de la adoración. Hagamos real Su amor demostrando amor a aquellos que El pone en nuestro camino. Comencemos a comprender, y luego a devolver y compartir el verdadero amor de Cristo.

Tenga un Dia Centrado en Cristo!

Steve Troxel
Ministerios La Palabra Diaria de Dios

DonateNow

Leave a Reply