Un Corazón de Agradecimiento Verdadero

Hechos 16:25

A_True_Heart_of_Thanksgiving

En el mensaje “Alabemosle a El Aún Más” consideramos nuestro mandato al igual como nuestra necesidad de regocijarnos y alabar para poder sostener una vida espiritual. Un corazón que no ha sido transformado por el Espíritu de Dios no puede alabar verdaderamente, y un corazón transformado que no alabe seguramente cesaría de bombear vida Espiritual a través del cuerpo.

Silas se había unido a Pablo en su segundo viaje misionero. Temprano en el viaje, los dos hombres fueron capturados y llevados ante las autoridades: “Estos hombres son judíos, y están alborotando a nuestra ciudad” (Hechos 16:20). Por este hecho les quitaron su ropa y les azotaron, y después les tiraron en la cárcel con cadenas en sus pies. Pero, sus corazones continuaron alabando a Dios y dandole gracias a El a pesar de sus condiciones.

Hechos 16:25
“A eso de la medianoche, Pablo y Silas se pusieron a orar y a cantar himnos a Dios, y los otros presos los escuchaban.”

Dar gracias en la forma de oración, alabanza, cantar, celebración, o simplemente como una actitud de gracias esta mencionado más de un mil veces en la Biblia. No es una sorpresa que tener un corazón lleno de agradecimiento debe ser una parte integral del caminar Cristiano. Necesitamos ver este mundo y la totalidad de nuestra vida con nuevos ojos – ojos que ven la mano de Dios trabajando en cada momento de cada día.

Si creemos en el Único Dios Verdadero como Creador del Universo y aceptamos el regalo de la vida eterna por medio de Jesucristo, debemos sentir obligados a dar gracias – sin tomar en cuenta nuestras circunstancias. Debemos empezar a ver la evidencia de Dios en todo nuestro alrededor, y alabarle aún por el aire que respiramos.

Un corazón sin alabanza y agradecimiento es vacío y todavía no comprende un Dios soberano o Su plan. Si nuestro ambiente esta continuamente dictando el agradecimiento de nuestro corazón, debemos preguntarnos si el Espíritu de Cristo realmente ha venido a morar en nosotros. Si, Dios quiere vernos vivir una vida de paz y contentamiento, pero primero y más importante, El desea que rindamos nuestras vidas a El y que le traigamos a El gloria y honor en TODO lo que hacemos; solamente así seremos capaces de dar “gracias a Dios en toda situación” (1 Tesalonicenses 5:18).

No podemos producir agradecimiento simplemente intentando sentirnos mas agradecidos. Solamente llegamos a estar agradecidos cuando volvemos nuestros corazones al origen de nuestra nueva naturaleza – de regreso a la gracia salvadora de Jesús. Volvámonos al punto donde nuestra vida fue hecha nueva y una vez más aprendamos a regocijarnos; aprendamos una vez más a confiar absolutamente; aprendamos una vez más a vivir con un corazón de agradecimiento verdadero.

Tenga un Dia Centrado en Cristo!

Steve Troxel
Ministerios La Palabra Diaria de Dios

DonateNow

Leave a Reply