Conocerle Mejor

Efesios 1:16-17

Know_Him_Better

Cuando un niño nace en una familia, hay casi un pacto instantáneo de amor. El padre y el hijo pasan CANTIDAD de tiempo juntos y verdaderamente comienzan a conocerse mutuamente. El padre conoce las necesidades del hijo, y el hijo reconoce a su padre como su proveedor de consuelo y seguridad.

Pero mientras el niño crece, otras actividades y amigos comienzan a limitar el tiempo con los padres. En la búsqueda de la independencia con frecuencia hay rebeldía hacia la instrucción y consejo de los padres. Pronto, padres e hijos se distancian y no se comunican más como antes – y tristemente dejan de conocerse el uno al otro.

Efesios 1:16-17
“No he dejado de dar gracias por ustedes al recordarlos en mis oraciones. Pido que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre glorioso, les dé el Espíritu de sabiduría y de revelación, para que lo conozcan mejor.”

Note que esta es la continua oración de Pablo; que se nos ha dado revelación y sabiduría. Revelación es el descubrimiento de la verdad de Dios y sabiduría es la aplicación de su verdad en nuestra vida. Ambas de ellas son necesarias y sirven al simple propósito de conocerle mejor a El.

Mientras nuestra relación con Jesucristo continúa, hay una tendencia de entrar a esos años de adolescencia Espiritual donde tenemos las cosas muy bien controladas – o así lo pensamos. Comenzamos a ganar confianza en nosotros mismos y a confiar en nuestras propias habilidades. Nos vemos más involucrados en otras actividades (quizá aún “buenas” actividades) y con amigos (quizá aún “buenos” amigos); pero un día nos levantamos para darnos cuenta que hemos ido a la deriva. No nos alejamos intencionalmente, pero definitivamente perdimos la pasión – ya no conocemos a Dios.

Como un padre amoroso ansía abrazar a sus hijos, nuestro Padre Celestial ansía que nosotros nos acerquemos y le conozcamos; “Si alguien ha de gloriarse, que se gloríe de conocerme” (Jeremías 9:24). La Biblia siempre habla acerca de conocer a alguien con una relación muy personal y amorosa: “El hombre se unió a su mujer Eva, y ella concibió y dio a luz a Caín” (Génesis 4:1). Jesús aún define la eternidad como un estado de conocimiento;” Y ésta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien tú has enviado” (Juan 17:3).

El camino de regreso a una relación restaurada comienza con el tiempo que se comparte juntos. No importa que tan ocupados estemos, debemos continuar llegando con humildad a la presencia de Dios, confesar el pecado que causa la separación, comunicar con El en oración y el estudio de Su Palabra, y escuchar atentamente Su dirección. Hagamos el compromiso (o rehagamos el compromiso) de amar a Dios con todo nuestro corazón, alma, mente y fuerza; y estemos determinados a tomar los pasos necesarios para acercarnos y conocerle mejor.

Tenga un Dia Centrado en Cristo!

Steve Troxel
Ministerios La Palabra Diaria de Dios

DonateNow

Leave a Reply