Parémonos Firmes

1 Corintios 10:13

Stand_Our_Ground

Nuestro caminar Cristiano, mientras nos acercamos a Dios y estamos transformados a la semejanza de Su Hijo, involucra un proceso de “renovar nuestra mente” (Romanos 12:2). Nuestra mente se renueva de la manera que comenzamos a considerar las cosas con valor eterno en vez de las cosas del mundo que se desvanecen. Pero no importa cuanto maduramos en nuestro caminar, las distracciones intentan consumir nuestros pensamientos y separarnos de Dios.

Estas distracciones siempre vienen en alguna forma de tentación. Existe un rango amplio de deseos egoístas y carnales y ambiciones poderosas que nos tientan en cada esquina, pero también hay tentaciones mas engañosas como haraganería, preocupación, orgullo, y horarios inundados (ni dejame hablar de mi propio egoismo). Cada una de estas son herramientas comunes del enemigo usadas para separarnos de una relación íntima con Dios. Pero Dios no está sorprendido por las tentaciones – El entiende y ha provisto una salida.

1 Corintios 10:13
“Ustedes no han sufrido ninguna tentación que no sea común al género humano. Pero Dios es fiel, y no permitirá que ustedes sean tentados más allá de lo que puedan aguantar. Más bien, cuando llegue la tentación, él les dará también una salida a fin de que puedan resistir.”

En nuestra lucha en contra de la tentación, primero debemos entender que ser tentados no significa que hemos sido aislados. Las tentaciones no tiene nada que ver con la Salvación, y no disminuyen el amor de Dios – nuestras tentaciones son “común al género humano”. Aunque no somos buenos para poder hablar de nuestras batallas, TODOS enfrentamos formas de tentación. Somos una Familia y tenemos mucho más en común de lo que realizamos.

Debido a que sabemos que vamos a enfrentar la tentación como parte de nuestra batalla diaria, empecemos nuestro día preparandonos. Ningún soldado iría a una guerra sin el equipo adecuado. Tampoco debemos nosotros entrar a un ambiente claramente hóstil sin asegurarnos que nos hemos vestido apropiadamente; “Por lo tanto, pónganse toda la armadura de Dios, para que cuando llegue el día malo puedan resistir hasta el fin con firmeza” (Efesios 6:13).

En medio de una situación tentadora no es el tiempo correcto para decidir como reaccionar. Decisiones de este tipo deben estar bien solidificadas en nuestros corazones antes que el enemigo intente desviarnos del camino de Dios. Conquistar la tentación solamente es posible a través de profundizar nuestras raíces de compromiso y formar un carácter como Dios por medio del estudio diario de su Palabra, orando por fuerzas, y confiando en el Espíritu Santo para guiar nuestros pasos – poniendonos “TODA la armadura de Dios.” Tengo que empezar hoy pidiendo a Dios por la paciencia y la fuerza para despojarme de mi mismo.

Nuestro Padre Celestial nos ha dado las herramientas, y El desea que vivamos una vida victoriosa. Los ataques vendrán (y seguirán llegando!) pero nuestra salida es estar preparados. Si comenzaremos cada día vistiendonos para la batalla, RESISTIREMOS la tentación – nos AGUANTAREMOS la tentación – nos PARAREMONOS firmes.

Tenga un Dia Centrado en Cristo!

Steve Troxel
Ministerios La Palabra Diaria de Dios

DonateNow

Leave a Reply