Cree y Serás Restaurado

Hebreos 8:10

Believe_and_Be_Restored

Cuando Dios creó el hombre, le dio dominio sobre toda la tierra; “llenen la tierra y sométanla” (Génesis 1:28). El hombre fue creado para tener una gran cantidad de libertad. El tenía que cuidar el jardín de Dios y obedecer un solo mandamiento: “pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no deberás comer. El día que de él comas, ciertamente morirás” (Génesis 2:17). Adán no creyó que lo que dijo Dios era la verdad y comió del fruto del árbol. Su pecado (falta de creer) causó una separación entre el hombre y Dios.

Cuando Dios usó a Moisés para sacar Su pueblo escogido de Egipto, El les dio reglas para sus vidas personales, sociales y espirituales. Si obedecieron estas reglas, Dios prometió a restaurar Su gente dándoles una relación correcta con El mismo; “Y si obedecemos fielmente todos estos mandamientos ante el Señor nuestro Dios, tal como nos lo ha ordenado, entonces seremos justos” (Deuteronomio 6:25). Pero la gente no obedeció la ley de Dios y permanecieron separados de El. Su falta de obediencia demostró una falta de creer que lo que dijo Dios era la verdad.

Cuando Dios mandó a Su Hijo como el sacrificio final para nuestros pecados, El dio un mandamiento básico: “crean en aquel a quien él envió” (Juan 6:29). Aquellos que no obedecen este mandamiento final (aquellos que no creen) son condenados a una separación eterna. Pero aquellos que creen en Jesucristo serán restaurados!

Hebreos 8:10
“Por tanto, este es el pacto que después de aquellos días estableceré con la casa de Israel, dice el Señor: Pondré mis leyes en su mente y las escribiré en su corazón. Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo.”

Una relación con Dios siempre ha sido basada en la creencia – la creencia que lo que dice Dios es la verdad. Pero, para que esta creencia sea real, siempre espera que produce obediencia. Lo maravilloso de nuestra relación ahora es que Dios nos da Su ley, escrita en nuestros corazones Y TAMBIEN nos da Su Espíritu para guiarnos y fortalecernos para poder obedecer; “Infundiré mi Espíritu en ustedes, y haré que sigan mis preceptos y obedezcan mis leyes” (Ezequiel 36:27).

A través de la creencia en Jesús por el perdón de nuestros pecados, llegamos a ser “nuevas criaturas” (2 Corintios 5:17) con un corazón nuevo y nuevas fuerzas. ¡¡Que bendición más maravillosa!! Por Su gracia somos completamente restaurados en la relación para la cual fuimos creados – una relación de amor, una relación de confianza, y una relación de obediencia.

¡La Palabra de Dios es verdad! Si El está llamándole, no Le da su espalda; “Si ustedes oyen hoy su voz, no endurezcan el corazón” (Hebreos 3:7). Hoy, si oye Su voz, cree y serás restaurado.

Tenga un Dia Centrado en Cristo!

Steve Troxel
Ministerios La Palabra Diaria de Dios

DonateNow

Leave a Reply