Sin Compromiso

Daniel 3:17-18

Without_Compromise

El Rey Nabucodonosor de Babilonia deseaba unir su reino estableciendo una forma central de veneración. Construyó una estatua de oro que tenía 90 pies de altura y 9 pies de ancho y les ordenó a todos que inclinaran y adoraran la estatua siempre que oyeran la música real comenzar a sonar.

Un reporte fue entregado al Rey que Sadrac, Mesac y Abednego estaban negándose a adorar la imagen de oro. El Rey les mandó a llamar a los tres Judíos jóvenes y les dio una oportunidad más para conformarse con sus reglas de veneración: “más les vale que se inclinen ante la estatua que he mandado hacer, y que la adoren. De lo contrario, serán lanzados de inmediato a un horno en llamas, ¡y no habrá dios capaz de librarlos de mis manos!” (Daniel 3:15).

Estos tres seguidores del Dios Todopoderoso enfrentaron un ultimátum: “Comprometer sus creencias, o morir!” Pudieron haber encontrado una manera para justificar esta adoración falsa – hubieran podido encontrar una variedad de excusas para llegar a un compromiso. Pero en vez de caer ante la presión del ambiente a su rededor, los tres decidieron vivir una vida de fe inmovible y una lealtad sin vergüenza al Único Dios Verdadero.

Daniel 3:17-18
“Si se nos arroja al horno en llamas, el Dios al que servimos puede librarnos del horno y de las manos de Su Majestad. Pero aun si nuestro Dios no lo hace así, sepa usted que no honraremos a sus dioses ni adoraremos a su estatua.”

Muy pocos de nosotros enfrentaremos un ultimátum de “Comprometerse o morir!” Pero casi todos estarán tentados a poner sus convicciones a un lado e inclinarse ante las “imágenes de oro” como ganancias monetarias, placeres físicos, reconocimientos, o simplemente para evitar conflictos. También estamos continuamente tentados a “inclinar” con el “entretenamiento” que vemos, escuchamos, o leemos. Pararnos firmes requiere a un esfuerzo determinado a permanecer sólidos en el camino de Dios.

Oír la dirección que tiene Dios para nuestras vidas puede algunas veces ser difícil; pero permanece una verdad – Dios NUNCA nos pide comprometer Sus estándares para poder seguir Su camino. Podemos estar seguros que CUALQUIER compromiso representa una desviación de Su plan.

Mantengamos las convicciones que Dios ha puesto en nuestro corazón. No debemos estar avergonzados ni temer lo que sabemos que es la verdad; nunca debemos dudar la perfección de Su camino. Vivamos una vida de constante creencia y confiemos hasta que nuestras creencias estén reflejadas en nuestra manera de vivir. Paremonos firmes y llevemos una vida que honra a Dios…sin compromisos.

Tenga un Dia Centrado en Cristo!

Steve Troxel
Ministerios La Palabra Diaria de Dios

DonateNow

Leave a Reply