Toque de Compasión

1 Reyes 19:5-6

Touch_of_Compassion

En los últimos dos mensajes, hemos visto como el profeta Elías fue usado por Dios para llamar a la gente de Israel para regresar a adorar al Único Dios Verdadero. Vimos a Elías presenciar el gran poder de Dios pero después se hizo temeroso y corrió al desierto cuando fue amenazado por la Reina.

¿Como podría Dios manejar a Su profeta elegido – Su mensajero que fue asignado para proclamar la verdad a la gente de Israel? Que diría Dios al hombre que estaba ahora desplomado bajo un árbol deseando morir: “Basta ya, oh Jehová, quítame la vida” (1 Reyes 19:4).

1 Reyes 19:5-6
“Y he aquí luego un ángel le tocó, y le dijo: Levántate, come. Entonces él miró, y he aquí a su cabecera una torta cocida sobre las ascuas, y una vasija de agua; y comió y bebió, y volvió a dormirse.”

Dios pudo haber castigado y reprendido a Elías. El pudo haber respondido con un fuerte trueno, “¿No soy yo el Dios que hizo llover fuego del Cielo y después oscureció el cielo con nubes? ¿No he contestado tus oraciones? ¿Como puedes ahora dudar de Mi y desear morirte por el temor?”

Si, Dios pudo darle Su discurso: “¿Como puedes dudar de Mi?” pero no lo hizo. Dios vio el cansancio y dolor de Elías y mostró simple compasión. El ministró a Elías enviando un ángel a darle un suave toque y cocinarle una torta. El tiempo pronto iva a llegar para que Elias se levantara y siguiera esforzadamente después de Dios; pero por ahora, El confortó a Elías y permitió un necesario descanso.

Debemos continuar aprendiendo lo que significa ser una Familia amorosa y solidaria. Todos los que han sido salvados por la fe en el sacrificio de Jesús han sido “por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo” (1 Corintios 12:13). Y como miembros de “un cuerpo,” debemos aprender a ministrar y verdaderamente ayudarnos unos a otros.

Muy pocas circunstancias requieren una solución completa de nuestra parte; usualmente debemos evitar tratar de “arreglar” lo que creemos que esta destruido. Más frecuentemente, nuestros Hermanos y Hermanas simplemente necesitan un amigo que los escuche y demuestre interés por ayudarles a descansar y recuperar su fuerza. Es asombroso como muchas verdades Espirituales se ven claras después de un pequeño pastel y una buena noche de descanso.

Muchos de los hijos de Dios enfrentan el dolor, cansancio, temor y frustración que los apartan de experimentar la llenura de la paz y el gozo de Dios. Pero cada uno de nosotros puede ayudar a disminuir el dolor y alivianar la carga a través de palabras de verdades bíblicas y animo…junto con un suave toque de compasión.

Tenga un Dia Centrado en Cristo!

Steve Troxel
Ministerios La Palabra Diaria de Dios

DonateNow

Leave a Reply