Limpio de Adentro

Marcos 7:20-23

Clean_From_Within

En el mensaje “Rasguemos Nuestro Corazón” vimos como Dios nos manda a roconocer nuestros pecados y rasgar nuestro corazón de tristeza y arrepentimiento mientras clamamos por Su gracia y perdón abundante. En el instante que ponemos nuestra confianza en Jesús como nuestro Señor y Salvador, nacemos en el Espíritu y somos liberados de las cadenas de nuestra naturaleza pecaminosa. El pecado podría estar peleando adentro de nosotros y a veces nos causa a caer, pero ya no tiene dominio y control sobre nuestras vidas – hemos sido liberados!

Jesús enseñaba frecuentemente acerca de esta transformación radical en terminos de nuestra necesidad de tener un corazón limpio.

Marcos 7:20-23
“Lo que sale de la persona es lo que la contamina. Porque de adentro, del corazón humano, salen los malos pensamientos, la inmoralidad sexual, los robos, los homicidios, los adulterios, la avaricia, la maldad, el engaño, el libertinaje, la envidia, la calumnia, la arrogancia y la necedad. Todos estos males vienen de adentro y contaminan a la persona.”

Nuestro corazón bombea la vida a todos las otros partes de nuestro cuerpo. Si nuestro corazón se hace limpio a través del perdón de Jesús, el resto de nuestra vida también será hecha limpia en la manera que Su vida fluye en nosotros; “Limpia primero por dentro…y así quedará limpio también por fuera” (Mateo 23:26). Pero si nuestro corazón permanece sucio con pecado no confesado, ningúna cantidad de limpieza exterior ni esfuerzo de pulir la superficie nos podría hacer limpios.

Jesús presentó la lista arriba de los “males” para nuestra auto-evaluación – como una prueba exterior de la limpieza interior. Es capáz que nuetras vidas estan libres de los males obvios como robos, homicidios, y adulterios; pero el resto de la lista requiere que profundizemos un poco más. Necedad es la falta de sentido común. La arrogancia es un egoismo engrandecido. La calumnia es hablar falsamente en contra de alguién. La envidia es sentir descontento cuando se ve las bendiciones de otros. El libertinaje es actuar o usar palabras indecentes. El engaño es esconder la verdad. La maldad es molestar o tratar a alguien con crueldad – y la avaricia es un deseo excesivo.

Un transformado, “circuncisión…del corazón” (Romanos 2:29), creyente en Jesucristo nunca debe estar caracterizado por estos tipos de comportamiento. En la manera que el Espíritu de Jesús nos hace “una nueva creación” (2 Corintios 5:17) y comienza a fluir en nuestras vidas, estos viejos comportamientos deben disminuir y eventualmente cesar. Aunque el pecado nunca va a desaparecer completamente, no debe continuar de definir quienes somos.

¿Está fluyendo el poder limpiador de Jesús en todas las areas de nuestra vida? ¿O existe areas que todavía designamos como nuestras? Si deseamos ofrecer nuestras vidas como “sacrificio vivo, santo y agradable a Dios” (Romanos 12:1), entonces debemos permitir que nuestro sacrificio sea limpiado – tenemos que colocar nuestro corazón completamente en Sus manos. Lleguemos ante nuestro Padre Celestial, confesemos nuestros pecados, y permitamos que el perdón transformador de Jesús nos haga limpios de adentro.

Tenga un Dia Centrado en Cristo!

Steve Troxel
Ministerios La Palabra Diaria de Dios

DonateNow

Leave a Reply