Rendir y Vivir

Jeremías 21:8-9

Surrender_And_Live

Jeremías advirtió a la gente en Jerusalén por muchos años que deberían arrepentirse o serían destruídos. El con frecuencia les advirtió con las palabras que venían directamente de Dios: “Estoy preparando una calamidad contra ustedes, y elaborando un plan en su contra. ¡Vuélvanse ya de su mal camino!” (Jeremías 18:11). Es difícil imaginar una advertencia más directa.

Pero la gente de Jerusalén se burlaban de la advertencia de Dios y no se arrepintieron. Y al comenzar los ataques en contra de Jerusalén, la promesa de destrucción no se podía detener; “Entregaré a todo Judá en manos del rey de Babilonia, el cual los deportará a Babilonia o los matará a filo de espada” (Jeremías 20:4).

La rectitud de Dios requiere que los corazones pecaminosos sean castigados. Pero la misericordia de Dios siempre provee un camino seguro para aquellos que confían en El. Este camino podría contener algunas consecuencias dolorosas; pero en la manera que continuamos a confiar, siempre nos guiará más cerca a Su lado. Jerusalén sería destruido, pero Dios proveyó una oportunidad final para que Su pueblo escogido pudiera vivir.

Jeremías 21:8-9
“Pongo delante de ustedes el camino de la vida y el camino de la muerte. El que se quede en esta ciudad morirá por la espada y la peste, o de hambre. Pero el que salga y se rinda a los caldeos que los están sitiando, vivirá. Así salvará su vida.”

La gente en Jerusalén se sintieron seguros en su ciudad. Tenían armas, muros fuertes, y una localidad que era difícil de atacar. Su naturaleza mundana les dijo que permaneciera en su seguridad “creada” – pero Dios les dijo que la única manera de sobrevivir era confiar en El y rendirse.

Jesús usó palabras similares cuando estaba enseñando a los discípulos; “Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa, la encontrará” (Mateo 16:25).

Aunque decimos que creemos, ¿hemos llegado al lugar de rendimiento completo? ¿Hemos perdido nuestra vida, en el sentido de nuestro control, agenda, y aún sueños, por el caso de nuestra fe en Jesús? Nuestra carne quiere confiar en las cosas que podemos tocar y sentir – en lo que podemos crear y controlar – pero Jesús dice que la única manera de vivir verdaderamente es rendirse TODO a Sus manos. Su promesa es que si nosotros nos soltamos de todo lo que pensamos que controlamos, encontraremos una vida mas abundante y realizada de lo que podríamos imaginar!

Es muy probable que no entendamos como funciona todo esto, pero la verdad permanece y la verdad nos hará libres (Juan 8:32)! Dios tiene un plan maravilloso para nuestras vidas – un plan que traerá realización y paz – pero es un plan que requiere rendirse; y con frecuencia este rendimiento requiere que confiamos en El en las areas llenas de incertidumbre y temor. Empecemos hoy a poner TODO bajo el control amoroso de Sus manos. ¡Empecemos una vida nueva mientras que nos rendimos y vivimos!

Tenga un Dia Centrado en Cristo!

Steve Troxel
Ministerios La Palabra Diaria de Dios

DonateNow

Leave a Reply