Guardemonos de La Levadura

Lucas 12:1

Guard_Against_the_Yeast

Cuando Dios dirijió a la gente de Israel fuera de la esclavitud en Egipto, El les dijo que se prepararan para una salida rápida haciendo pan sin levadura. El les dió instrucciones para recordar su partida a través de la celebración de la Pascua – también llamada la Fiesta del Pan sin Levadura. Durante esta celebración había un período de siete días en que la levadura no era siquiera permitida en las casas: “Por siete días no se hallará levadura en vuestras casas; porque cualquiera que comiere leudado, así extranjero como natural del país, será cortado de la congregación de Israel” (Exodo 12:19).

Cuando Dios estableció sus variadas ofrendas a través de Moises, la levadura fue asociada con un sacrificio indigno; “Ninguna ofrenda que ofreciereis a Jehova será con levadura” (Leviticos 2:11).

Cerca de 1500 años más tarde, Jesús usó el simbolismo de la levadura para dar a sus discípulos una importante advertencia.

Lucas 12:1
“Guardaos de la levadura de los fariseos, que es la hipocresía.”

Con estas palabras, Jesús advirtió que la hipocresía tenía la habilidad de contaminar nuestras vidas – y en consecuencia también nuestro ofrecimiento a Dios. Los Fariseos tienen una apariencia externa de santidad, pero sus corazones han comprometido la verdadera adoración y se han contaminado con “levadura”; “Así también vosotros por fuera, a la verdad, os mostráis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad” (Mateo 23:28). ¿Cuando examinamos nuestro corazón, combina con lo que mostramos por fuera? ¿O hemos llegado a ser llenos de hipocresía?

El simbolismo de la levadura nos da otra clara advertencia; “Un poco de levadura leuda toda la masa” (Galatas 5:9). Cada día somos tentados a hacer compromisos con el mundo – compromisos que ocasionan que nuestro comportamiento sea contrario a las creencias que profesamos. Esto es hipocresía y debe ser evitado a todo costo! Cada incidente se ve tan pequeño – como solo “una pequeña levadura” – pero pronto los compromisos actuan a través de todas las areas de nuestra vida.

El único compromiso que vale la pena durante nuestro tiempo asignado en la tierra es el de presentarnos, en completo abandono, como un sacrificio vivo para Dios; “que es vuestro culto Espiritual (o racional)” (Romanos 12:1). Nuestro Padre Celestial es merecedor de lo mejor – un ofrecimiento puro y santo.

Celebremos nuestra liberación de la esclavitud del pecado, limpiando nuestra casa y removiendo todo compromiso Espiritual. Entreguemos todo nuestro corazón a Dios en amor y adoración y guardemonos de CUALQUIER COSA que nos aleje. Combatamos la hipocresía en nuestras vidas y diligentemente guardemonos de la levadura.

Tenga un Dia Centrado en Cristo!

Steve Troxel
Ministerios La Palabra Diaria de Dios

DonateNow

Leave a Reply