Lo Que Hemos Visto y Oído

Lucas 7:21-22

What_We've_Seen_and_Heard

¿Como responderemos a aquellos que dudan? ¿Que debemos decir a aquellos con incertidumbres, o a aquellos que preguntan, “¿Es Jesús realmente la respuesta?”

Podríamos comenzar explicando cómo la Biblia es la Palabra verdadera de Dios: “Una colección de 66 libros escritos por muchos autores diferentes, durante un periodo de 1500 años, y todos con el mismo mensaje.” O, podríamos exponer sobre las profecías del Viejo Testamento que fueron cumplidas con Jesús. Podríamos mostrar donde Miqueas dijo que el Salvador iba a nacer en Belén (Miqueas 5:2) y donde Isaías dijo que El será nacido de una virgen (Isaías 7:14).

Podríamos señalar a Zacarías quien profetizó que nuestro Rey entrará a Jerusalén humildemente “montado en un asno” (Zacarías 9:9), como David dijo que será crucificado; “me han traspasado las manos y los pies” (Salmo 22:16), y como Isaías dijo que El morirá por nuestros pecados; “Cargó con el pecado de muchos, e intercedió por los pecadores” (Isaías 53:12).

Todas estas son buenas verdades para compartir en el tiempo apropiado; pero cuando alguien está dudando o buscando, usualmente es mejor seguir el ejemplo de Jesús. Juan el Bautista había mandado mensajeros para preguntar a Jesús, “¿Eres tú el que ha de venir, o debemos esperar a otro?” (Lucas 7:19).

Lucas 7:21-22
“En ese mismo momento Jesús sanó a muchos que tenían enfermedades, dolencias y espíritus malignos, y les dio la vista a muchos ciegos. Entonces les respondió a los enviados: Vayan y cuéntenle a Juan lo que han visto y oído.”

Aunque es bueno poder defender nuestra fe, nunca convenceremos a nadie a creer presentándoles “evidencias” Bíblicas. El argumento más convencedor de la verdad de la Palabra de Dios es compartir como hemos visto la Palabra tomar vida en nuestras propias vidas; como hemos visto a Jesús calmar las aguas y reprender las tormentas; sanar vidas quebradas y contestar las oraciones. Debemos compartir como hemos oído que nos ha llamado a probar las aguas de la fe y como hemos visto el agua convertirse en sólido mientras caminábamos; como hemos experimentado “la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento” (Filipenses 4:7). Cuando las verdades de Dios llegan a ser reales en nuestras vidas, nadie las puede refutar!

Si Sus verdades todavía no han llegado a ser absolutas e indudablemente reales, entonces les suplico que se acerque lo mas posible a Su presencia y permita que Su luz brille en y a través de ustedes cada y todos los días. No puede haber mejor preparación para compartir la verdad que vivir la verdad. “Preparémonos” a compartir el evangelio; y cuando llegue la oportunidad, simplemente reportemos lo que hemos visto y oído.

Tenga un Dia Centrado en Cristo!

Steve Troxel
Ministerios La Palabra Diaria de Dios

DonateNow

Leave a Reply