Días de Nuestra Juventud

Ezequiel 16:15-16

Days_of_Our_Youth

A través de todo el Antiguo Testamento, Dios llamó a la gente de Israel a adorarle como el Único Dios Verdadero. El habló a través de Moisés, los sacerdotes, y los profetas; pero la gente continuó dando la espalda. Aún después que los Babilonios invadieran Jerusalén, Dios continuó llamando a Sus Hijos para regresar a El – ¡a regresar con TODO su corazón!

Durante el cautiverio de los Babilonios, Dios le dijo a Ezequiel que proclamara Su Palabra a toda la gente de Israel. Ezequiel le dio a la gente varias ilustraciones de lo bajo que habían caído; y la pena que su pecado le estaba causando a un Padre amoroso. Dios dijo que la gente de Israel era como un niño recién nacido lanzado a un campo abierto: “Y yo pasé junto a ti, y te vi sucia en tus sangres, y cuando estabas en tus sangres te dije: ¡Vive!” (Ezequiel 16:6).

Ellos no han hecho nada para merecer el favor de Dios, pero estaban escogidos a convertirse en una gran nación apartada y dedicada a El. Sin Su gracia, ellos hubieran estado tan perdidos como el recién nacido en el campo abierto – pero Dios dijo “¡Vive!” El los levantó, los limpió, los amó, y los hizo hermosos…pero sus Hijos olvidaron Su amor y abusaron de Su gracia.

Ezequiel 16:15-16
“Pero confiaste en tu hermosura, y te prostituiste a causa de tu renombre, y derramaste tus fornicaciones a cuantos pasaron; suya eras…cosa semejante nunca había sucedido.”

La gente de Israel olvidó todo lo que Dios había hecho y dieron su amor a otros dioses (prostitución Espiritual). Ellos usaron la gracia de Dios para su propio beneficio y olvidaron sus condiciones previas: “Con todas tus abominaciones y tus fornicaciones no te has acordado de los días de tu juventud, cuando estabas desnuda y descubierta, cuando estabas envuelta en tu sangre” (Ezequiel 16:22).

Dios nos ama mucho; y rompemos Su corazón cuando El ve la forma en que abusamos de Sus regalos. Sin la gracia salvadora de Jesús cada uno de nosotros es tan indefenso como el recién nacido; sin Cristo, no tenemos esperanza de sobrevivir: “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:8). Estábamos perdidos en nuestros pecados hasta que Dios nos alcanzó, nos levantó y dijo “¡Vive!” ¡Gracias Señor!

¡Recordemos el milagro de la Salvación! Aún cuando no hemos hecho nada para merecer la gracia de Dios, El nos alcanza y nos da la vida eterna; limpiándonos de nuestros pecados y haciéndonos hermosos ante Sus ojos. Nosotros que creemos hemos nacido en la Familia de Dios. No abusemos de Su regalo olvidándonos de cuando estábamos indefensos – “desnudos y descubiertos.” Démosle TODO nuestro amor y siempre recordemos los días de nuestra juventud.

Tenga un Dia Centrado en Cristo!

Steve Troxel
Ministerios La Palabra Diaria de Dios

DonateNow

Leave a Reply